BLOG

Este es una espacio para compartir historias y opiniones sobre la vida, la convivencia y en general sobre cómo somos y cómo es la vida.
Son post breves y escritos en un estilo sencillo. Baketik no quiere aburrirte. Baketik quiere provocarte reflexiones y preguntas. Y también recibir tus comentarios si así lo deseas.

Un dilema

2013-09-24

La Real Sociedad juega en noviembre un partido de Champions contra el Manchester, en Inglaterra. Un gran partido en un campo histórico. Algo muchas veces soñado y que por fin se va a hacer realidad.

Hace unos días se pusieron a la venta algo menos de 4.000 entradas. Se esperaba que la demanda fuera mayor por lo que no todas las personas que quisieran ir podrían conseguir una, por lo que la Real Sociedad decidió que a la hora de comprar las entradas tendrían preferencia las personas abonadas dadas de alta antes de 2007 en agradecimiento por su fidelidad durante los años que la Real Sociedad estuvo en Segunda.

Vamos a plantear un dilema para esta situación. Un abonado que cumple las condiciones para acceder a esas entradas ha decidido no ir a Manchester. Un amigo suyo, que no es abonado y que nunca lo ha sido tiene la ilusión de ir a ver ese partido y le pide al abonado que le deje su abono para poder comprar la entrada de manera fraudulenta ya que de otro modo no podrá acceder a ella.

La petición de su amigo le plantea un dilema al abonado. Tiene que darle una respuesta y estas son las alternativas que baraja:

a) Si le presta el abono, queda bien con su amigo pero, por otra parte, piensa que puede haber abonados anteriores a 2007 que después de hacer cola durante horas para poder comprar la entrada se queden sin ella, mientras su amigo va a ir a ver el partido. Se pone en esa situación y piensa que a él mismo no le gustaría enterarse que siendo abonado desde hace más de 10 años y hacer horas en la cola para comprar la entrada se ha quedado sin ir al partido porque ha habido personas que sin ser abonadas las han conseguido e forma irregular.

b) Si no le presta el abono a su amigo, no queda muy bien con él. Sabe que le dirá que lo entiende y está seguro que es verdad pero, por otra parte, piensa que en lugar de su amigo irá al partido una persona a la que seguramente ni conoce. Está por tanto favoreciendo a un desconocido en lugar de a su amigo.

c) Por no decir a su amigo que no le parece bien lo que le pide, puede decirle que ya se lo ha dejado a otra persona y que lo siente, que ha llegado tarde. En este caso queda bien con mi amigo, y no “perjudica” a un tercero.

Pues nada, finalmente el abonado tiene que llamar a su amigo y decirle lo que ha decidido: a, b o c.

Pello

...

Compartir